El Concello de Nigrán apuesta por preservar las traídas de aguas vecinales invirtiendo en aquellas que desean mantener de cara al futuro este servicio básico para las parroquias de Camos y Chandebrito, donde el abastecimiento municipal no cubre el 100%.

Así, considerando que las nuevas regulaciones sanitarias o fin de concesiones obligan a la mayoría de las comunidades existentes a emprender obras en sus instalaciones y tramitar documentación, el Concello invistió 55.000 € para contribuir en este propósito. Actualmente se está trabajando en la renovación de los colectores de Pracíns y en la instalación del clorador en O Castro, ambas en Chandebrito, donde no existe ningún abastecimiento municipal.

Previamente el Concello colaboró con las traídas de A Rotea y Piñeiros (las dos en Camos). En todos los casos manifestaron en sus respectivas asambleas su interés en mantener el suministro de cara al futuro y de recibir para ello la ayuda del Concello.

En concreto, en la comunidad de Pracíns, que da servicio a 34 hogares, el Concello inició esta semana el relevo de 600 metros de tubería con conexión directa a su captación, lo que permitirá mejorar el servicio y que no sufran las habituales sequías del verano, igualmente, se les realizó una memoria para proceder a su regularización sanitaria y de la propia concesión. Paralelamente y en la misma parroquia, el Concello está trabajando con la del Castro para instalar un clorador.

Con el fin de adaptarse a la normativa sanitaria, el Concello invistió cerca de 55.000 € en diferentes obras en Lapela, Rotea, O Castro y Pracíns. Según el informe de las necesidades, en algunos casos fue necesario renovar los colectores, en otros instalar cloradores, mosquiteras, señalización… e incluso trabajo administrativo.