Nigrán sustituyó las 81 luminarias antiguas de vapor de sodio de la Avenida Manuel Lemos y Rosalía de Castro por unas nuevas de tecnología LED por importe de 40.000 €, completando así la renovación de todo el trayecto desde el centro de A Ramallosa a Nigrán.

El cambio permite reducir la potencia de consumo de 22,36 kWh a 8,6 kWh y multiplicar exponencialmente su vida útil, con el consiguiente ahorro económico. Además de mejorar la calidad de la iluminación, se realizó una mejora adicional en el paso de cebra de Ureca (no regulado por semáforo) para que los viandantes sean visibles a larga distancia.