O Rosal sigue dando pasos para aumentar los niveles de reciclaje actuales y conseguir las tasas establecidas en la normativa europea. El Concello ha conseguido una subvención de casi 48.000 euros para poner en marcha un programa de prevención, recogida separada y valorización de los biorresiduos destinados al fomento del compostaje in situ al amparo de una línea de ayudas puesta en marcha por la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional con cargo al programa operativo Feder Galicia 2014-2020.

Dispoñemos de fondos europeos para dotar a toda a veciñanza das ferramentas necesarias para xestionar os seus biorresiduos e reducir o impacto ambiental de todos os residuos. Con este proxecto traballaremos para potenciar a autocompostaxe nas vivendas e a recollida selectiva en orixe, fomentar a trituración dos restos leñosos para evitar a queima ou que acaben nos colectores de resto e tratar de reducir o volume de residuos a tratar ou eliminar no vertedoiro”, destaca la concejal de Medio Ambiente, Sara Vicente.

O Rosal consiguió, junto a la Diputación de Ourense, la mejor puntuación en la memoria del proyecto entre todos presentados a la línea de subvenciones y se desarrollará a lo largo de los años 2020 y 2021. Desde el Concello quieren agradecer el trabajo realizado por el responsable técnico de la concejalía de Medio Ambiente en el desarrollo del proyecto.

Compostaje colectivo e individual y biotrituradoras

En la actualidad, O Rosal tiene un porcentaje de recogida selectiva del 33,2%, por encima de la media estatal y autonómica, pero lejos de los objetivos fijados en las directivas europeas y en los planes nacionales y autonómicos de residuos. Los datos muestran un estancamiento en las cantidades recogidas en la fracción resto y un aumento progresivo en la de las en las tres fracciones mayoritarias: 138,7 toneladas de vidrio en 2019; casi 125 Tn de papel/cartón y 116 toneladas de envases. Ahora, a través de este proyecto, el Concello desarrollará varias actuaciones conectadas entre si coa pretensión de afrontar a xestión da materia orgánica dun xeito integrado e de achegar a compostaxe a toda a poboación”.

Así, pondrá en marcha un sistema de préstamo de 6 biotrituradoras eléctricas para que los vecinos de O Rosal puedan deshacerse de sus propios restos vegetales. El objetivo es establecer un modelo de préstamo semanal cómodo para las personas usuarias con el que se estima que más de 300 hogares a lo largo del año puedan triturar los restos de poda y que permitirá obtener estructurante de calidad para emplearlo en todas las viviendas que tengan composteiro individual.

Se trata de una iniciativa muy importante, ya que en los ayuntamientos rurales el porcentaje de fracción vegetal puede conseguir hasta un 10% de la basura domiciliaria. En el caso de O Rosal, se estima que en la actualidad se están generando 230 toneladas anuales que generalmente se queman o se depositan nos colectores de resto, “con todo o impacto medioambiental que iso supón”.

Por otra parte, se crearán dos nuevos centros de compostaje comunitario (CCC) para ampliar la cobertura de las edificaciones verticales de los barrios de O Calvario, Couso y una pequeña parte de O Casal y A Lomba. Además, en ese entorno hay varios productores singulares y edificios municipales que también podrían beneficiarse de estos centros para la gestión de sus restos orgánicos. Cada centro contará con 6 unidades modulares con posibilidad de ampliación en función de la demanda. Así, con los tres centros operativos el Concello podría atender a unas 600 personas y gestionar unas 60 toneladas de materia orgánica al año.

El proyecto también incluye acciones para potenciar el compostaje individual para viviendas que dispongan de espacio suficiente. Actualmente existen 408 composteiros instalados por todo el municipio con capacidad para tratar unas 147 toneladas al año. El objetivo es adquirir unos 500 composteiros que se sumarán a los 200 de los que ya dispone el municipio para ofrecer este servicio a una población estimada de 1.700 personas. Estos composteiros se repartirán por solicitud y a través de visitas puerta a puerta.

Todas estas iniciativas se completarán con una campaña de sensibilización encaminada a dar a conocer el proyecto y a involucrar a la población para que participe en él. Para conseguirlo, se desarrollarán contenidos digitales que se difundirán a través de la web y de las redes sociales del Concello y se realizarán actividades de formación tanto en centros educativos como en los distintos barrios si la situación epidemiológica lo permite.