El Concello de O Rosal ha sacado a licitación el contrato de las obras de reforma de la Plaza de Abastos, una remodelación interior del mercado sin afición estructural con la que se busca adecuar el espacio a los nuevos estándares de confort mediante la redistribución de los puestos, el cambio de materiales y de iluminación y la transformación de los servicios existentes.

La licitación se publicará este jueves 17 de septiembre en el Boletín Oficial de la Provincia de Pontevedra con las correspondientes especificaciones y criterios de selección.

Las obras de la primera fase de la reforma actual del edificio tendrán un plazo de ejecución de dos meses y comenzarán a finales de 2020. El valor estimado del contrato supera los 207.000 euros financiados a cargo del Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra, de la subvención para proyectos de rehabilitación y reforma de mercados municipales de venta de productos alimentarios de Agader y de fondos propios del Concello.

Con esta remodelación, enmarcado en el plan de desarrollo local municipal, el Concello apuesta “polo comercio de proximidade e pola concepción do mercado como un punto de dinamización económica e social do Rosal”. “Queremos que o Mercado sexa un polo de atracción para novas persoas emprendedoras, para o comercio local e para a propia veciñanza”, destaca la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís.

El proyecto es fruto de un proceso participativo en el que placeros, productores, comerciantes y otros usuarios del mercado acercaron su punto de vista sobre las necesidades detectadas. A partir de ahí, se elaboraron los planes de mejora y de usos encaminados a convertir la plaza en un mercado de excelencia, el sello puesto en marcha por la Xunta de Galicia que reconoce la modernización de los mercados e identifica a todas aquellas plazas de abastos capaces de responder a los actuales retos de modernización e innovación sin perder autenticidad y tradición, la cercanía y el trato personalizado.

El mercado contará con cinco puestos comerciales en el espacio principal que se distribuirán en una isla central con dos puestos de fruta, huerta y flores y en una franja lateral con carnicería, pescadería, despacho de pan y espacio para venta y promoción de productos locales.