ALFREDO // Furancho A Ponte en Mañufe, Gondomar

La Asociación de Empresarios e Comerciantes do Val Miñor, Ovalmi, solicitará a los Concellos que inspeccionen los furanchos existentes en sus municipios para controlar que cumplan con la normativa y que no estén incurriendo en irregularidades.

Además, la Asociación visitará los furanchos de la comarca y denunciará ante el Concello correspondiente, las Consellerías de Turismo, Medio Rural, Sanidad, Inspección de Trabajo y la Agencia Tributaria a aquéllos furanchos que se encuentren en situación irregular por falta de cumplimiento de los requisitos exigidos en la normativa. Todo ello porque los infractores incurren en competencia desleal con los establecimientos hosteleros que se ven obligados a cumplir numerosa normativa que los regula y hacer frente a elevados tributos.

Los furanchos han de estar ubicados en viviendas privadas en zonas rurales. Los propietarios de la vivienda sólo pueden vender el excedente del vino de su propia cosecha, elaborado en casa para su consumo particular y procedente de sus fincas, por lo que los propietarios deben tener su viñedo inscrito en el Registro vitivinícola de Galicia y realizar, antes de iniciar su temporada, las declaraciones obligatorias del sector vitivinícola ante la Consellería de Agricultura. Al mismo tiempo, han de obtener licencia municipal previo el cumplimiento de los requisitos exigidos por el Concello, y estar inscritos en el correspondiente registro municipal de furanchos.

La normativa considera intrusismo la realización o la publicidad por los furanchos de la actividad propia de las empresas de restauración y se sancionarán por ello. En el exterior, sólo podrán señalizarse, dentro de la temporada, con la tradicional rama de laurel, estando prohibida cualquier señalización indicativa del lugar como rótulos, banderolas, propaganda. En el interior tampoco se permite publicidad en las mesas, sillas y demás mobiliario.

Asimismo están prohibidas las instalaciones audiovisuales o musicales y no se podrá instalar ninguna fuente sonora en el interior del furancho. Sólo pueden estar abiertos un máximo de 3 meses al año a su elección entre el 1 de diciembre y el 30 de junio, fecha en la que finaliza la temporada de furanchos, por lo que en el mes de julio no podrá estar ningún furancho abierto.

El horario de apertura previsto en la normativa del Concello de Gondomar es de 19:00 a 24:00 horas, ampliando sábados, domingos, festivos y vísperas de festivos de 12;00 a 15:00 horas. Este horario podrá ser ampliado media hora más las noches de jueves a viernes, de viernes a sábado, de sábado a domingo, las noches anteriores a los festivos e la noche del día festivo.

El vino no puede estar embotellado, sino que debe proceder del barril directamente, y sólo pueden ofrecer para acompañar el vino un máximo de 5 tapas de elaboración propia de entre las enumeradas en la normativa, sin que en ningún caso pueda ofrecerse otra clase de productos alimenticios.

Además, como los demás establecimientos hosteleros, deberán cumplir con los requisitos sanitarios que establece la normativa en materia de higiene para la elaboración y distribución de las tapas que sirvan, la normativa sobre prevención y protección contra incendios, la normativa sobre prevención de riesgos laborales, la normativa acústica, disponer de hojas de reclamación a disposición de los usuarios y entregarlas cuando se les soliciten, emitir justificantes de pago con un detalle de los artículos consumidos y sus precios y tener contratado un seguro de responsabilidad civil.