Perdió a su novia e hija en un accidente de tráfico y ahora vive como indigente en un parque de Nigrán
ALFREDO // Luis Gómez en la playa de Panxón, Nigrán

Tras no superar la muerte de su novia e hija de 14 meses en un grave accidente de tráfico ocurrido hace 16 meses en Astorga, León, un avilesino de 49 años, Luis Gómez, decidió hacer el camino de Santiago y acabó su viaje viviendo como indigente en un parque de Nigrán.

Conoció a su novia, viuda, en un hospital de Avilés y vivían juntos de alquiler en León, donde tuvieron a la niña. Él no trabajaba debido a un accidente laboral en la construcción que le dejó, tras una operación, tres tornillos en una pierna. Subsistían gracias al trabajo que realizaba su novia cuidando personas enfermas en fase terminal en los hospitales de León. Tras el fallecimiento de su familia, todo se desmoronó.

Mi ilusión era tener un hijo y mi novia me lo dio. Pero la vida te juega malas pasadas y perdí a las dos en un terrible accidente de tráfico. A raíz de eso, hice el camino de Santiago y terminé en Nigrán, durmiendo en un parque al lado del Concello y viviendo de lo que me da la gente” relató entre lagrimas el asturiano a Telemariñas.

El motivo de hacer el camino de Santiago fue el de pasar página. Dejar atrás todo lo vivido con su novia e hija. Ahora lleva tres semanas viviendo en Nigrán y espera comenzar una nueva vida. “Es muy duro pasar por lo que yo estoy pasando. Veo un carricoche de un niño y me derrumbo. Me acuerdo de mi familia” comentó emocionado.

Confiesa ser un apasionado de la pesca “porque me apaga las penas” y Nigrán y sus playas le aportan la tranquilidad que necesita. “Acabe en Nigrán por la belleza del pueblo y por lo tranquilo que es. Me compro una barra de pan con lo que me da la gente, hago un bocadillo y vengo para la playa a pasar el día” afirmó el indigente.

Luis era albañil y entregó su curriculum en una empresa de construcción que está ejecutando una obra en Nigrán “y me han dicho que me iban a contratar”. El próximo día 10 de octubre comenzará a cobrar una pensión de 760 euros por la minusvalía que tiene. Gracias a la paga y a su nuevo trabajo, Luis piensa alquilar un piso y quedarse a vivir definitivamente en Nigrán.