El plantel de IKF, empresa de A Guarda que fabrica materiales refractarios, se movilizó hoy delante de la Xunta en Vigo junto a delegados/ de la CIG para reclamar la intervención del Gobierno gallego en el conflicto laboral. Los trabajadores llevan 32 días de huelga para rechazar la doble escala salarial que la compañía pretende prolongar en el tiempo y en defensa de sus condiciones laborales.

La concentración a las puertas de la delegación del Gobierno autonómico en la ciudad Olívica se desarrolló entre las 11:00 y las 13:00 horas, tiempo en el que los afectados desplegaron una pancarta en la que se podía leer “Pola defensa dos nosos dereitos. Non máis retrocesos sociais. IKF en folga” y gritaron consignas como “A igual traballo igual salario”, “IKF escoita estamos en loita” ou “Non somos escravos somos traballadores”.

Con esta protesta pretenden forzar a la Xunta a intervenir en un conflicto que mantienen con la dirección de la trasnacional francesa desde el mes de julio. En este sentido, solicitaron una reunión con la delegada autonómica, pero continúan aún a la espera de respuesta.

El secretario comarcal de la CIG de Vigo, Alberto Gonçalves, que participó en la movilización, tomó la palabra para dejar muy claro que la lucha del personal de IKF “é un orgullo para toda a central sindical” y destacó la unidad de los trabajadores para mantener “unha folga heroica” que muestra “o mellor que temos a clase traballadora, que é a solidariedade de clase”.

Al mismo tiempo recordó que, aunque IKF es una empresa privada, la Xunta tiene plenas competencias en materia industrial, por lo que les exigió a los responsables autonómicos que la ejerzan. En este sentido, criticó su inacción, al igual que la de la propia Inspección de Trabajo.

Aprovechó para cargar contra las reformas laborales de PSOE y PP, que permiten que las empresas ahonden de este modo en la precarización de las condiciones laborales, y adelantó que la central sindical continuará a movilizarse hasta conseguir derogarlas. “porque non imos permitir que continúen estes ataques contra os nosos dereitos”.

Destacó también el hecho de que el plantel “sigue a manter a dignidade” a pesar de todos los obstáculos y denunció la actitud “chulesca e soberbia” de la dirección. “Que non pensen que nos van dobregar, imos apoiar esta loita até onde faga falta”.

En la concentración delante de la Xunta participaron también otros responsables de la CIG como el secretarios nacional y comarcal de la federación de la Construcción, Plácido Valencia y Carlos Méndez, y el secretario de la Unión Local de O Baixo Miño, Fin Fernández.