El Concello de Nigrán y Aqualia han puesto en marcha en el municipio una campaña de sensibilización bajo el título ‘El váter nunca como papelera’ para concienciar a los ciudadanos sobre el cuidado y uso acomodado de la red de saneamiento.

Así, gracias a la colaboración de la Asociación de Empresarios Ovalmi, estos distribuirán entre los establecimientos hosteleros del municipio pegatinas ilustradas que ejemplifican los diferentes usos incorrectos y, adicionalmente, el Concello las colocará en los WC públicos y en los colegios. Esta acción está alineada con el cumplimiento de los compromisos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas y, en concreto, con el ODS 6, que requiere investigación e inversión para optimizar los recursos disponibles y garantizar un saneamiento limpio.

«Históricamente o principal problema de contaminación nos saneamentos públicos viña dos verquidos industriais, pero agora hai cada vez máis problemas asociados ao consumo doméstico, por iso desde os concellos debemos realizar este tipo de campañas entre a nosa veciñanza«, señala el alcalde, Juan González. El propio José González Goce, presidente de Ovalmi, reconoce que es un problema en los locales hosteleros, donde es habitual tener que desatascar los váteres por usos incorrectos de la clientela, «por iso consideramos esta campaña moi acertada«, añade.

«Está a producirse unha tendencia xeneralizada na sociedade de mal uso de determinados produtos como toalliñas húmidas, bastoncillos e outros téxtiles que se tiran polo WC e chegan ata as depuradoras producindo notables acumulacións e tapóns de gran tamaño que implican sobrecustos técnicos e económicos«, corroboran desde Aqualia, donde cifran en un 18% el coste adicional en las EDAR de una ciudad de tamaño medio como Nigrán por culpa exclusivamente de estos productos.

Así, lanzar las toallitas húmedas por el inodoro costa a los europeos entre 500 y 1.000 millones de euros al año, según datos de EurEau, la asociación continental que engloba a las empresas de abastecimiento y saneamiento. Además, la pandemia trae nuevos elementos que incorrectamente se están tirando por el WC, como son las mascarillas y los guantes, elementos que se añaden al habitual vertido de  compresas, cosméticos, aceites, medicamentos, pinturas…