CEDIDA

Impotencia, tristeza, dolor y rabia. Eso es lo que sintieron los miembros de la Agrupación Musical de Goián cuando este lunes descubrieron que entraran a robar en el auditorio municipal llevándose gran parte del material de la banda.

Fue la señora de la limpieza quien, a primera hora del lunes, descubrió el robo. “Estaba todo revuelto. Se llevaron material de oficina, un pc, algo de dinero y nuestro tesoro más apreciado, instrumentos musicales. Instrumentos con los que tanto y tanto hemos disfrutado. No entendemos tanta maldad. La impotencia y la rabia que nos dio al ver que alguien, en unos minutos, intentó destrozar el trabajo de tanta y tanta gente a lo largo de los años, no la podemos explicar”, apuntan desde la Agrupación.

Afortunadamente, este lunes por la tarde, unos niños que jugaban cerca del auditorio descubrieron el material robado entre unos arbustos. “Nuestra inmensa sorpresa fue que unos niños jugando encontraron el escondrijo donde aún no lo habían recogido. La suerte nos sonrió y seguiremos con la esperanza puesta y la ilusión de hacer que nuestra Escuela y Banda de Música sigan funcionando”, señala Pilar Ramos, presidenta de la directiva.

Pilar no entiende quien pudo “atentar contra una escuela con una finalidad social y educativa de este calibre que, con tanta dedicación y esfuerzo, y de modo totalmente altruista, trabajamos para sacar adelante, más aún después de estos dos años de pandemia que nos ha devuelto económicamente a la casilla de salida”.

Tras el susto inicial, la sorpresa de encontrar el material robado y de haber puesto la correspondiente denuncia ente la Guardia Civil, la Escuela y la Banda de Música de Goián están funcionando con total normalidad. “Nosotros seguiremos aquí, con nuestras ganas e ilusiones de siempre, haciendo música”, finaliza Pilar.