ALFREDO // Arnhild Utheim y el autor de la maqueta, José Rodríguez Fernández

El Concello de Baiona y Talaso Atlántico de Oia han rendido esta mañana homenaje a las víctimas del Thalassa y a su única superviviente, Arnhild Utheim, setenta años después de la tragedia.

El naufragio que conmocionó Baiona ocurrió la noche del 31 de diciembre de 1948 en Cabo Silleiro, a escasos metros del lugar donde hoy se levanta el Talaso Atlántico.

Durante el homenaje Arnhild aseguró que ”después de haber vivido la ciclogénesis estos días, ahora entiendo que la gente me diga que más que una superviviente, soy un milagro”. “Es la primera vez que estando en Galicia vivo un tiempo similar a aquel 31 de diciembre de 1948”, añadió. Arnhild Utheim (Arnild Karlsen, cuando ocurrió la tragedia), aseguró que el laborioso trabajo de documentación realizado por el acto conmemorativo de hoy, le ha ayudado para “juntar piezas de un rompecabezas de mi vida”.

Arnhild agradeció a todos los promotores del homenaje, Concello de Baiona y Talaso Atlántico, y alabó el cariño que siempre recibió de Baiona y de sus habitantes, especialmente de la familia que durante años se ocupó de cuidar las tumbas de su familia. “Para mí Baiona es mi segundo hogar y aquí tengo una hermana pequeña, Arnilda”, en alusión a Arnilda Estévez, hija de uno de los marineros que ayudó en el rescate de los restos del Thalasssa y decidió llamar así a su hija, nacida unos meses después de la tragedia.

La directora del Talaso Atlántico, Rosana Canda, explicó que el homenaje de esta mañana nació hace años, cuando algunos clientes les preguntaban si el nombre del hotel tenía que ver con el barco hundido. “Y de ahí surgió la necesidad de rendirle homenaje a esta familia y pensamos que estábamos en deuda con las víctimas y quisimos poner nuestro granito de arena”, agregó Canda.

El acto conmemorativo comenzó con una ofrenda floral donde descansa los restos mortales de los padres y hermanos de Arnhild, en el cementerio de Baiona. A continuación, el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, acompañado de la directora del Talaso Atlántico, Rosana Canda, descubrieron una placa conmemorativa en la rotonda de Cabo Silleiro, lugar que a partir de hoy pasará a llamarse Mirador del Thalassa.

El Alcalde de Baiona, Ángel Rodal, subrayó el vínculo que Arnhild tiene con Baiona y los baioneses ”Este lugar no fue elegido al azar. Está situado entre la zona en la que tuvo lugar el trágico naufragio y la playa “sin arena” en la que despertó la pequeña Arnhild de tan sólo 10 años ayudada por dos soldados que la llevaron al hospital, devolviéndole esperanza” Rodal añadió que “a partir de hoy, con esta placa, su recuerdo permanecerá todavía más anclado por siempre entre nosotros”.

El homenaje se cerró con la presentación de la maqueta del barco, realizada por José Rodríguez Fernández, que estará expuesta permanentemente en el hotel y cuya construcción supuso un laborioso trabajo de documentación ya que apenas existían imágenes del crucero. Según explicó Francisco Alonso del Río, del Talaso Atlántico, “nos encontramos con muchos clientes y amigos que nos preguntaban por la historia del barco. Esa similitud fonética entre nuestro nombre y el del barco nos empujó a investigar en la historia. Luego conocimos a Arnhild y empezamos a investigar sobre el barco”, según del Río la investigación duró varios años fruto de la dificultad de encontrar documentos sobre el barco hasta que finalmente pudieron conseguir los planos y algunas imágenes.,

ALFREDO // Arnhild Utheim