GOOGLE MAPS

La Diputación de Pontevedra da luz verde al proyecto para la ejecución de la primera fase de mejora de la movilidad peatonal en la carretera provincial EP-3303, que comunicará los dos núcleos de la ribera de O Rosal con el de Goián, apostando por un modelo en el que se recuperen los espacios para las personas y se fomente una movilidad sostenible, potenciando alternativas al vehículo privado, dándole prioridad a los peatones y contribuyendo además a la reducción de la huella de carbono.

Estamos a dar grandes pasos na transformación do Rosal non só en termos de mellora viaria, senón de mobilidade e comunicación entre os núcleos rurais. Apostamos por un novo concepto no que a posta en valor das persoas e do ámbito rural é fundamental”, explica la alcaldesa, Ánxela Fernández  Callís. Para la regidora se trata de una evolución natural, ya que “a estrada naceu como a única vía de comunicación entre o Baixo Miño e Tui para o tráfico rodado, pero hoxe en día temos outras vías de acceso que nos permitirán transformar este vieiro pensando nunha nova realidade de mobilidade”.

El proyecto se desarrollará en varias etapas para cubrir un tramo total de 4,5 kilómetros entre O Rosal y Tomiño. En esta primera fase, se remodelará un tramo de 1,7 kilómetros que cuenta con un intenso tráfico rodado y también con una importante movilidad a pie, tanto de peregrinos que conectan con el Camino Portugués por la Costa como de personas que acuden hasta Tomiño.

Se creará un carril peatonal y ciclista que se completará con una plataforma de circulación de dos carriles con arcén y con reductores de velocidad. También se renovará la red de drenaje, se hará la canalización soterrada de la red de iluminación pública y se dispondrá de una plataforma única con limitación de velocidad a 20 km/ h en la zona del CRA María Zambrano.

En las obras de esta primera fase se invertirán más de 650.000 euros, de los que el 80% serán aportados por la Diputación de Pontevedra y el otro 20% por el Concello de O Rosal.