La Plaza de O Seixo y el Concello de Tomiño.
RUBENS // La Plaza de O Seixo y el Concello de Tomiño.

El Concello de Tomiño cerró el pasado ejercicio con estabilidad presupuestaria, es decir, que los gastos no sobre pasaron los ingresos; así como cumpliendo la regla de gasto. De este modo, en el 2017 se obtuvo un superávit de 947.702,95 euros, tal como refleja el cálculo objetivo de estabilidad presupuestaria, realizado por el Departamento de intervención.

De estos y otros datos, se dio cuenta en el último pleno ordinario, tal como la ley lo requiere”, indican desde el Concello. “Al mismo tiempo, existe el deber legal de comprobar, con la liquidación de los presupuestos, el cumplimiento del objetivo de la Regla de Gasto que, según los informes preceptivos, se cumple en el caso de Tomiño”.

Del mismo modo, el nivel de deuda del Ayuntamiento, estaría muy por debajo del 75% de los ingresos corrientes. El concejal de Hacienda, Uxío Benítez, explica que “o Concello foi responsable na execución do gasto, axustando o que se gasta aos ingresos previstos”.

La alcaldesa, Sandra González, por su parte destaca que “o máis importante, ademais destas cuestión técnicas de boa execución orzamentaria, é que o Concello de Tomiño segue destacando pola puntualidade nos pagos aos provedores, estando a media en menos de trinta días. O concello é solvente economicamente e ten un nivel de execución óptimo, o que nos permite estar satisfeitos coa nosa xestión económica, agradecendo a labor de concelleiros e do equipo de intervención, que realiza a xestión diaria”, comentó la regidora.