ALFREDO // Estado en el que quedó el vehículo tras el trágico siniestro

El joven que provocó un accidente mortal en Gondomar ha sido condenado a tres años de cárcel y cinco de retirada del carnet de conducir, acusado de ser el autor de un delito de conducción temeraria. El mismo delito incluye un homicidio por imprudencia grave y tres más de lesiones por imprudencia.

Al mismo tiempo, deberá abonar un total de 325.565 euros a las víctimas. El tribunal absuelve al conductor de circular bajo los efectos del alcohol, aunque la jueza enviará la sentencia a la Jefatura provincial de Tráfico por si la tasa de alcohol fuese constitutiva de infracción administrativa.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de septiembre de 2.016 en la PO-340 que une A Ramallosa con Gondomar, a la altura de la gasolinera de Mañufe. El conductor perdió el control del Mercedes Clase A AMG cuando circulaba a 199 Km/h, en un tramo limitado a 50, impactó contra unas piedras de grandes dimensiones, salió despedido y quedó en medio de la calzada.

Los cinco ocupantes del turismo resultaron heridos, uno de ellos, el conductor, tuvo que ser excarcelado. Días después, uno de los ocupantes que viajaba en el asiento trasero, falleció a consecuencia del accidente.