ALFREDO /Silvia, Abel, José y Goofy

Hacía meses que el Camino de Santiago estaba desierto. Ningún peregrino recorría sus senderos para ganarse la Compostela. La alerta sanitaria obligó a cerrar fronteras y a encerrarnos en casa. Ahora, con la libertad de movimiento, los primeros peregrinos inician su andadura que los llevará a la capital gallega.

Abel, Silvia y José son tres coruñeses que decidieron hacer el Camino Portugués por la Costa. Partieron el pasado domingo de A Guarda, pernoctaron en el camping O Muiño de Mougás y esta mañana continuaban su cruzada hasta Baiona y A Ramallosa.

Era algo que hace tiempo teníamos ganas de hacer. Ya realizamos el Camino Francés y nos decimos por este para cambiar de itinerario, además, el paisaje es muy bonito”, señala Abel, de 23 años.

Los tres peregrinos realizarán una media de 20 kilómetros diarios para hacer las rutas “un poco más equilibradas, ya que alguna etapa de las programadas tiene 30 kilómetros y queremos llegar a Compostela y a Fisterra, que es donde terminamos, un poco más descansados”, apunta el joven peregrino.

A los primeros peregrinos que recorren el Camino Portugués por la Costa, los acompaña Goofy, un perro que Abel y Silvia adoptaron en Santiago de Chile. “Yo hice allí un convenio bilateral en el último año de mi carera de fisioterapeuta. El perro estaba perdido por la calle, lo adoptamos y lo trajimos para España. Ahora nos acompaña para hacer el Camino”, apunta.