Tres generaciones unidas con Baiona a través de la historia
Las tres generaciones con el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, en el Talaso Atlántico de Oia

El pasado 31 de diciembre se cumplían 70 años del naufragio del yate noruego “Thalassa” en Cabo Silleiro. En aquella fatídica noche perecieron todos los tripulantes del barco excepto Arnhild Karlse, una niña que fue rescatada del mar cuando apenas tenía diez años.

Arnhild Karlse se acercó a Baiona para pasar el fin de año lejos de los reconocimientos y de la prensa, pero acompañada en esta ocasión por dos generaciones, ya que se encontraban con ella su hija y su nieta.

El encuentro fue muy emotivo, a pesar de que hace unos meses ya habían estado juntos en el homenaje que da nombre al Mirador del Thalassa. La noruega le tiene un cariño especial a Baiona, donde, “se cumplió el milagro de volver a nacer” y cuando regresa a la villa siempre recuerda emocionada que “este es mi segundo hogar”.

En esta ocasión estaba acompañada por su hija y su nieta, consiguiendo de esta manera reunir a tres generaciones en el mismo lugar donde hace siete décadas se obró el milagro, al ser la única superviviente de un trágico balance que dejó 14 fallecidos en la costa de Cabo Silleiro.

Arnhild, su hija y su nieta fueron recibidas por el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, quien al despedirse le recordó a la noruega que “todos los baioneses están encantados de acogerla las veces que ella quiera volver a nuestro pueblo”.