El portavoz de la formación independiente Unión Centrista de Nigrán (UCN), Antonio Fernández Comesaña, considera lamentables y muy desafortunadas las declaraciones y petición del alcalde Juan González a la asociación de empresarios, Ovalmi, al pedir a sus dirigentes que presionen a los grupos de la oposición para aprobar un despilfarro en el gasto de facturas pendientes de pago por importe de 71.193€.

“Estas facturas fueron llevadas a cabo por su gobierno sin control ni expedientes administrativos de ningún tipo, y sobre todo, facturas sin conformar por parte de los técnicos municipales, y lo que es peor, saltándose deliberadamente la ley al eludir la fiscalización previa del gasto por parte de la Intervención municipal, entre las muchas irregularidades puestas de manifiesto en el expediente. O es que le remuerde la conciencia por no pagar todavía los premios del concurso de escaparates y ambientación navideña de Olvami, por importe de 300€ del año 2017?”, afirma Comesaña.

UCN lamenta la irresponsabilidad del alcalde Juan González, “por haber realizado unos gastos sin encaje presupuestario alguno –y sin tener la mayoría para aprobarlos-, engañando a los proveedores, a sabiendas de que no podría pagarles por el trabajo o suministro realizado, aprovechándose de la buena fe de más de 100 proveedores que confiaron en que el encargo realizado cumplía con todos los requisitos reglamentarios, pero se han encontrado que muchos llevan esperando para cobrar desde hace casi un año, provocando serios problemas a muchos pequeños autónomos, cuando además, el alcalde era consciente de que no podía asumir el compromiso contraído para pagar las facturas en el plazo establecido”.

UCN considera los hechos protagonizados por el alcalde como de “puro cinismo político, al pretender tapar su responsabilidad y nefasta gestión económica, no sólo en el retraso del pago de las facturas a Proveedores, sino que ni tan siquiera rindió todavía las cuentas del año 2017, lo que resulta vergonzoso, en gastos que en su mayoría son de propaganda política, publicidad y autobombo, entre los que cerca de 40.000€ se corresponden con subvenciones encubiertas a distintos colectivos y actividades, al margen del plan de subvenciones establecido para actividades culturales, deportivas, vecinales, festejos populares etc., por lo que pudiéramos estar ante un clientelismo o amiguismo político lamentable en el reparo de dinero público –como se suele decir política de amiguetes-, y pretender el alcalde, Juan González, hacerse pasar por un rey mago, asumiendo compromisos alegremente para quedar bien y luego no pagar, para culpabilizar después a la oposición sin rubor de ningún tipo“, concluye el portavoz independiente.