CEDIDA

Mal comienzo de año para el propietario de un vehículo que quedó completamente calcinado tras sufrir un incendio cerca del cementerio de Camposancos, A Guarda.

Fue un vecino del lugar quien sobre las seis de la madrugada del primer día del año escuchó explosiones y dio aviso a los servicios de emergencia.

Hasta el lugar se desplazó el GES de A Guarda que sofocó el incendio del turismo, el cual estaba estacionado y con la batería desconectada.