Un vecino de Goián extermina las Avispas Velutinas a balinazos
ALFREDO // Suso disparando a un nido de Avispa Velutina en Goián

Jesús Barros “Suso”, es un vecino de Goián que dio con la solución definitiva a la erradicación de la Avispa Velutina. A sus 69 años, este “exterminador” ya eliminó 367 nidos en los últimos tres años.

Todo comenzó porque Suso tenía dos colmenas de abejas autóctonas y las avispas invasoras se las mataban. “Empecei por buscar os niños das asiáticas. As encontrei nunha árbore mui alta e avisei a un madeireiro para cortala, pero as avispas nos picaron a pesar de ter guantes e todo. O meu compañeiro tivo que ir a urxencias e o pincharon”, indicó.

A raíz de esto, y ante la preocupación de que su yerno es alérgico a las avispas en un 95%, el goianés decidió exterminarlas. Primero ideó un soplete con unas varas largas para quemar los nidos a más de 30 metros de altura. Subidos a una escalera eliminaron 105 nidos en un año, el segundo año 100 y el tercero 90, siempre de noche y en la parroquia de Goián.

Pero el invento del soplete era muy costoso y complicado de manejar. Suso comenzó a cavilar de que otra manera podía acabar con ellas. “Pensei que se lle fai efecto aos cans a pipeta que se lle bota para as garrapatas, igual tamén daba resultado coas velutinas, e é o que fixen”. Cogió con un ganapán una avispa a vuelo. Con un guante sujetó el insecto y lo bañó en el vientre con miel y la pipeta (antiparasitario). La avispa regresó al nido y contaminó toda la colmena. Al cabo de dos días murieron todas.

Pero Suso quiso ir más allá. Si al empapar las avispas con este producto terminaba con el nido, ¿Porqué no usar una escopeta de balines con los proyectiles empapados en su “veneno”? . “Cravo unha punta no balín e póñolle un pouco de algodón que o impregno do produto e dispároo contra o niño. Este crávase e elas mesmas esparcen o “veleno” por toda a colmea”, aseguró el inventor.

Con este invento, las personas que se encargan de retirar o neutralizar los nidos de este peligroso insecto ya pueden estar más tranquilas a la hora de realizar su trabajo, ya que con este artilugio se puede inyectar el veneno a distancia sin poner en peligro sus vidas. Además, es más económico y más rápido que lo que hasta ahora estaban utilizando .

Un vecino de Goián extermina las Avispas Velutinas a balinazos
ALFREDO