Con 84 años y tirando fuegos
ALFREDO // Rosa Misa tirando un fuego esta mañana en Camos

No, no estamos en Valencia ni son las tracas. Estamos en Camos, Nigrán, y tan sólo es la celebración de una Misa, pero para Rosa Misa tirar fuegos es todo un hobby.

Este vecina de Camos tiene 84 años. Trabajó más de 15 años en la pirotecnia de su sobrino Argimiro Alborés. Lleva los fuegos en la sangre. “A mi siempre me ha gustado lo de los fuegos. Con el permiso del cura, me pongo en la puerta de la Iglesia para pedir y reunir unos cuartos con los que comprar cohetes que después tiro cuando hay una celebración importante en la iglesia” manifiesta la anciana “fogueteira”.

En Nochebuena la parroquia de Camos echa 21 bombas y Rosa es la encargada de tirar los fuegos ya que “no hay nadie que los tire”. Tiene un bisnieto que sigue su mismo camino y en muy pocos años ya estará con los cohetes en las manos. “Mi bisnieto con seis años es un apasionado de la pirotecnia, ya empieza tirando petardos y acabará igual que su bisabuela”.

Rosa sólo tira los fuegos en celebraciones de temas relacionados con la Iglesia. “En las fiestas ya hay quien se encargue de tirarlos”. Esta enamorada de la pirotecnia aún tiene mucho ruido que hacer en el cielo de Camos. “Seguiré tirando fuegos hasta que me muera,” concluye Rosa. Está claro que la edad no es ningún impedimento para hacer lo que uno se prepone.