El Concello de Nigrán instaló este viernes en la Alameda de San Campio de A Ramallosa los dos primeros ‘Bancos de la Amistad’ de Galicia, una iniciativa que surgió en el 2012 en Florida tras pedirle la niña, Acacia Woodley, a su profesora que se colocara uno en el patio escolar para combatir la soledad en los recreos.

En definitiva, se trata de un recurso que Nigrán extenderá a sus patios y donde la persona que se sienta transmita a los demás la necesidad de apoyo, alientos, alegrías y nuevas amistades.

«Recibimos a petición dunha veciña de Priegue no verán e dunha persoa maior da Ramallosa para que os fixeramos en Nigrán e non dubidamos nin un segundo, inmediatamente llos encargamos ao Centro Ocupacional do CEE Juan María; estamos encantados porque outros concellos da comarca coñecedores da nosa iniciativa xa anunciaron que se sumarán. Fomos pioneiros investindo en mochilas vibratorias para que as persoas xordas gozaran da música e, a raíz disto, outros moitos municipios de Galicia tamén o farán, ogallá que cos bancos suceda o mesmo», afirma Juan González, alcalde de Nigrán, quien encuadra esta inversión en el proyecto de gobierno ‘Un Nigrán para todos’ que busca conseguir la accesibilidad universal y, en definitiva, un municipio amable con las personas y que cree en la diversidad.

Consecuentes con el propio mensaje que transmite este banco, hecho la base de listones de madera de diferentes colores, el Concello de Nigrán encargó su fabricación al taller de carpintería del CEE Juan María, que también se ocupó de su instalación precisamente al lado del stand de ventas con la que cuentan en el Alameda de A Ramallosa y enfrentando un banco a otro para favorecer la comunicación entre las personas.

Esta idea llegó a España a inicios de este curso escolar cuando una niña de un colegio de Burgos lo promovió en su centro a través de una carta que se hizo viral en las redes sociales. «Este banco combate o bullying e a soidade en xeral, axuda ás persoas ás que se marxina pero tamén evita as conductas dos que causan esa marxinación e, en definitiva, apela a solidariedade e fraternidade das persoas e á aceptación da diversidade, así que en Nigrán non podían faltar«, indica González.