ALFREDO // Un bombero del GES de A Guarda

Las diputaciones de A Coruña, Pontevedra y Lugo asistieron ayer a la Comisión de Seguimiento de los Grupos de Emerxencias Supramunicipales (GES) para dejar claro que el nuevo convenio regulador del sistema de estos profesionales para el período 2022-2024 debe ser negociado y aceptado por todas las partes y no puede ser impuesto unilateralmente por la Xunta de Galicia.

Las entidades provinciales dejaron claro que el reparto económico de cara al nuevo convenio no debe suponer nuevos incrementos para las diputaciones, en tanto que ya duplicaron sus aportaciones en el período 2019-2021 (pasando del 20% al 40% del coste total del sistema GES, en tanto que la Xunta reducía su aportación del 60% al 52,5%).

Por ello, demandan que sea la Administración autonómica la que asuma las necesidades de mayor financiación, “xa que estamos diante dun servizo incluído no marco das súas competencias”. Además, las diputaciones rechazan que la Xunta utilice el Fondo de Cooperación Local para alimentar sus aportaciones. “O Fondo, destacan, son cartos que xa corresponden aos concellos en cumprimento dunha obriga constitucional, polo que a Xunta non pode seguir utilizándoo para cubrir competencias autonómicas”. Finalmente, reclaman que el nuevo convenio se basa en un cambio de modelo para dejar de incitar al fraude en la contratación por parte de los Concellos a causa del incumplimiento de la legislación laboral, tal y como ya acreditan reiteradas sentencias judiciales.

Por otra parte, atendiendo cuestiones más concretas, la Diputación de Pontevedra pide que el grupo de emergencias de O Grove se incorpore al sistema GES en pie de igualdad, como una base completa de 12 miembros y se advierte que no se aceptará que se incorpore con inferiores condiciones que el resto de GES de Galicia.

Las diputaciones de A Coruña, Pontevedra y Lugo insistieron en que las funciones de la Comisión de Seguimiento, órgano donde la Xunta pretendía “que se votara a súa proposta unilateral, están fixadas con claridade no convenio vixente 2019-2021 e consisten exclusivamente en velar polo seu cumprimento, propoñer medidas para garantir o exercicio coordinado das competencias de cada unha das partes, resolver problemas de interpretación e designar os concellos sedes dos GES”, afirman.

“A Comisión é, por tanto, un órgano exclusivamente deliberativo no que se sentan a Xunta, as catro deputacións galegas e a Federación Galega de Municipios e Provincias (FEGAMP). As deputacións recalcan que a vía normal para alcanzar un acordo sobre o novo convenio do sistema GES para o próximo  trienio é, como sucede con calquera outro convenio, o da negociación previa entre iguais e con cada Administración actuando no marco das súas competencias e capacidades económicas. Así o di a lóxica da voluntariedade e así se establece como requisito de eficacia e validez dos convenios administrativos na Lei de Réxime Xurídico do Sector Público”, apuntan.

“Diante da insistencia da Xunta de Galicia, a última hora, de cambiar a orde do día da Comisión para facer posible unha votación para a renovación do convenio por provincias, desoíndo así tódalas advertencias sobre falta de lexitimidade da propia Comisión, así como as propostas presentadas polas deputacións da Coruña, Pontevedra e Lugo, estas optaron por abandonar a xuntanza para evitar que a súa posición neste intento de última hora da Xunta fose interpretado como unha abstención”, finalizan.