El Concello de Nigrán celebró la pasada noche en Chandebrito el festival Chandefolk con el concierto del emblemático grupo Milladoiro después de homenajearlos en la tarde del sábado mediante la plantación del ‘Bosque de Maeloc’ y el descubrimiento de un monumento ex-profeso que representa, precisamente, un “milladoiro”.

Concello y Comunidad de Montes quisieron de este modo realizar un reconocimiento público de este grupo de referencia en el folk gallego y, en particular, de la figura de su miembro fundador Antón Seoane (guitarra, acordeón y teclados de 1979 a 2013) y quien eligió la parroquia de Camos para vivir hace cerca de 20 años.

Los miembros actuales de la banda junto a Seoane, gobierno de Nigrán, Comunidad de Montes y vecinos, fueron los encargados de  reforestar 7.000 metros cuadrados del Outeiro de As Laxes con 40 especies autóctonas en el que ya quedó bautizado como Bosque de  Maeloc’ en homenaje a la publicación en el 1980 de su primer disco ‘A Galicia de  Maeloc’ (este trabajo de Antón Seoane y Rodrigo  Romaní fue el primero disco gallego en editarse en el mercado francés y el primero en la historia del folk gallego en el que se mezcla gaita gallega, ocarina, zanfona, arpa, clavecín o flautas).

Precisamente, la superficie regenerada resultara calcinada en los incendios de 2017 y fue «deseucaliptilizada» antes de la reforestación para plantar en su lugar 10 abedules, 10 cerezos, 10 nogales y 10 castaños.

«Representar nun bosque o disco ‘A Galicia de Maeloc’ é algo marabilloso porque está cheo de simbolismo e de paralelismos. Fixemos un traballo musical que puxo en valor o noso folclore e as nosas raíces e agora quedará plasmado nun bosque que parte dun terreo calcinado onde medraban especies invasoras«, explicó Antón Seoane ante el monumento del ‘Milladoiro’ realizado ex-profeso por el colectivo ‘Arte no Quemado’ bajo encargo de la Comunidad de Montes de la parroquia.

Así, desde este sábado, la cumbre del Outeiro de As Laxes está coronado por un gran milladoiro de 4 metros de altura elaborado con 40 cubos de granito de 60×60 cm procedentes de la cantera de Chandebrito  Lemmar  Granite y una zanfona de acero  sobresaliendo de él.

El monumento del que adoptó el nombre el grupo, representa los lugares sagrados en los que los peregrinos que hacen el Camino de Santiago depositan piedras, por lo que está llamado a ser un nuevo lugar emblemático de la parroquia, como ya lo son los dos pulmones gigantes elaborados por el mismo colectivo artístico con madera calcinada con motivo del segundo aniversario de los incendios.