El Concello de Nigrán apuesta por preservar las traídas de aguas vecinales privadas invirtiendo en aquellas que desean mantener de cara al futuro este servicio básico para las parroquias de Camos y Chandebrito, donde no llega al 100% el abastecimiento municipal.

Así, considerando que las nuevas regulaciones sanitarias o fin de concesiones obligan a la mayoría de las comunidades existentes a emprender obras en sus instalaciones y tramitar documentación, el Concello finalizó ya su colaboración con la traídas de A Rotea y concluirá esta semana con la de Piñeiros ( Camos) para continuar en O Castro y Lapela (Chandebrito), todas manifestaron en sus respectivas asambleas su interés en mantener el suministro de cara al futuro y de recibir para ello a ayuda del Concello.

En concreto, en la comunidad de Piñeiros (que da servicio a 40 hogares en esta zona donde no llega el abastecimiento municipal) el Concello inició la renovación de 900 metros de tubería que ya había superado su vida útil con la consiguiente problemática que acarreaba. A continuación, el Concello seguirá con la de O Castro de Chandebrito, donde se renovó el cierre perimetral del depósito y se instalará un  clorador,  mosquiteras y señalización idónea. Finalmente será la de Pracíns, donde se está valorando con los comuneros las necesidades.

«As traídas de Camos e Chandebrito dan servizo ancestralmente a moitos fogares aos que aínda non chega o abastecemento público, polo que consideramos que é deber do Concello compensalas garantindo a continuidade e seguridade sanitaria deste servizo que alcanza a máis de 200 familias«, explica el alcalde, Juan González, quien hace meses mantuvo un encuentro con representantes de las 7 comunidades de aguas existentes en la localidad (3 de ellas en Chandebrito y 4 en Camos) para precisamente ofrecer esta colaboración. «Iniciamos os traballos de regularización naquelas que demandaron a nosa axuda, pero mantemos esta porta aberta para todas as demais no momento en que se decidan. As comunidades coas que o Concello colabora manteñen a súa independencia total e absoluta e seguen a ser os titulares dos seus recursos, é unha decisión dos comuneiros regularizarse coa nosa axuda ou sen ela«, insiste el regidor.

De este modo, con el fin de adaptarse a la normativa sanitaria, el Concello invertirá cerca de 55.000 € en diferentes obras en Lapela, Rotea y Piñeiros. Según el informe de las necesidades de las tres traídas solicitantes, en algunos casos será preciso renovar los colectores, en otros instalar cloradores, mosquiteras, señalización… e incluso trabajo administrativo como realizar memorias de legalización.

«Todas as traídas comunais son de tempos xa remotos onde non había ningún tipo de regulación, algunhas foron adaptándose aos requirimentos e outras quedaron practicamente igual, pero hai que recoñecer que, grazas a estas entidades, foi posible fixar poboación no rural e mellorar as súas condicións de vida; consideramos que agora é o momento de que o Concello colabore con elas ao tempo que continuamos ampliando o abastecemento público», considera el alcalde, quien incide en que paralelamente el Concello cubrió en estos años el 100% de la parroquia de Parada y buena parte de Camos, donde proseguirá con los barrios de O Carballal, A Cruz, y la vecina Tarela.