O Val Miñor y O Baixo Miño, zonas de alto riesgo de gas radón
ALFREDO // Héctor Rodríguez, de Radonspain

No es una advertencia baladí. El ingeniero Héctor Rodríguez, explica la importancia de blindarse contra el gas más nocivo a largo plazo que se esconde en la mayoría de casas de O Val Miñor y O Baixo Miño.

No es una situación aislada, Galicia es una de las comunidades con mayor índice de acumulación de radón pero, tras cuatro años de trabajo en la provincia de Pontevedra, el único ingeniero autorizado por el Consejo Nuclear, advierte de la importancia de erradicar un enemigo invisible que a la larga puede llegar a matar. La buena noticia es que hay métodos y sistemas aptos para todos los bolsillos, que permiten asegurar la buena salud de las casas, empresas de trabajo o centros públicos y por lo tanto, también la de sus inquilinos.

Cada país tiene unos máximos que se consideran de no alto riesgo. En España aún está por determinar una cifra oficial, pero todo lo que pase de 200 o 300 becquerelios obliga a un estudio más pormenorizado, que permita asegurar la vivienda. Según el experto la falta de concienciación es uno de los factores más graves a la hora de atajar el problema. Hace 50 años cuando todo el mundo empezaba a fumar, nadie les advirtió de la capacidad cancerígena de un hábito que entonces resultaba hasta atractivo.

El radón ni siquiera provoca humo pero la afección en los alveolos pulmonares está tan contrastada, que se confirma como la segunda causa de cáncer de pulmón tras el tabaco. Cualquiera que lo desee puede conocer en 48 hora la cantidad de radón que se cuela en su casa o lugar de trabajo.

En dos días un sistema muy económico, hace un primer balance de niveles que certifica si el ambiente tiene niveles superiores a los establecidos. Si se superan los 330 becquerelios, se puede optar por otro procedimiento que concreta la concentración exacta de este gas midiendo de forma continuada durante tres meses. Del resultado de estos análisis dependen las posibles soluciones.

La clave está en el que el diagnostico este hecho por un experto en la materia cómo el ingeniero gondomareño Héctor Rodríguez, de “Radonspain”, que planifica la solución idónea para cada espacio o construcción, porque no sólo hay que actuar antes de levantar nuevas construcciones, sino que es prioritario, porque además son las más vulnerables, realizar esta medición en todo tipo de viviendas.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) hace tiempo que tiene claro que la alta concentración de radón se asocia a un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón. Además, desde hace años, y debido a estudios y mediciones, se sabe que la comunidad en general, y las provincias de Pontevedra y Ourense en particular, presentan una incidencia elevada de ese gas radiactivo que se desprende del uranio del suelo y de rocas como el granito.

Aunque está comprobado que entre un 3 y un 14 % de los cánceres de pulmón se deben a la exposición al radón, en Galicia no se están tomando demasiadas medidas al respecto. Eso sí, la preocupación empieza a estar patente entre la población, que hace consultas sobre el gas en sitios como la AECC. Y es que la concentración de radón implica riesgos en Baiona, Gondomar, Nigrán, Oia, Tui, Tomiño, O Rosal, y A Guarda.

El radón es un gas insípido, invisible e inodoro, que emana del subsuelo. Se trata de evitar que esté en contacto con las personas, ya que al filtrarse por las rendijas desprende unas partículas radiactivas que al inhalarse se adhieren al tejido pulmonar. En el exterior no hay riesgo, el problema está en habitáculos cerrados en los que se permanece muchas horas.

Quienes estén preocupados por el nivel de radón deben saber que hay una empresa en Nigrán, “Radonspain”, la única en Pontevedra, que se dedica a hacer mediciones y a poner solución a su incidencia. Para ponerse en contacto con “Radonspain” pueden llamar al teléfono 688 946 061.

Mapa del Gas Radón en el sur de la comunidad

radon

🔴 O Val Miñor y O Baixo Miño, zonas de alto riesgo de gas radón

Publiée par telemariñas sur Vendredi 9 novembre 2018