ALFREDO

Un padre de familia se sentará este jueves en el banquillo de la Audiencia Provincial acusado de un presunto delito de abuso sexual continuado de su hija menor de edad.

Según el escrito de acusación, los hechos se remontan a agosto del 2015, cuando el acusado, con ánimo libidinoso, se encontraba en el domicilio familiar (del partido judicial de Tui), y aprovechando que se encontraba durmiendo la siesta en cama en compañía de su hija menor de edad, le tocó el cuerpo en distintas zonas, llegando a frotar su vagina. El procesado repitió idéntico modo de proceder en diversas ocasiones entre los años 2016 y 2018 en el domicilio familiar.

El procesado se encuentra privado de libertad desde su detención el 4 de abril de 2018 en virtud de auto de prisión del Juzgado de Instrucción nº 3 de Tui, en funciones de guardia, de 5 de abril de 2018 ratificado por auto del Juzgado de Instrucción nº 2 de Tui de 13 de abril de 2018.

Por todo ello, Fiscalía pide para el acusado una pena de doce años de cárcel, la medida de libertad vigilada por un tiempo de ocho años, que se ejecutará con posterioridad a la pena de prisión, la privación de la patria potestad sobre la menor, la inhabilitación especial para profesión u oficio, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por tiempo superior en cinco años a la pena de prisión y la prohibición de aproximarse a su hija a una distancia inferior a 200 metros o comunicarse con ella por cualquier medio por tiempo superior en seis años a la pena de prisión que se imponga, así como tendrá que indemnizar a la víctima en 40.000 euros.