Pleno celebrado en Nigrán
ARCHIVO // Imagen de un pleno celebrado en Nigrán.

El voto en contra de Nigrán Decide y la abstención del Partido Popular en el pleno de ayer impidió la modificación número 25 de las normas subsidiarias que rigen el planeamiento de Nigrán desde 1991, cuestión que requiere de mayoría absoluta para salir adelante y que no se puede volver a llevar a pleno.

Esta propuesta exclusivamente técnica para adaptar a las NNSS a la actual Lei do Solo contaba con todos los informes sectoriales favorables y permitía rebajar las restricciones a los vecinos en aspectos como ampliaciones hasta un 50% en núcleos rurales, reducir los retranqueos o relajar las condiciones estéticas.

La realidad es que en el sustantivo, el cuerpo de las NNSS se mantuvo vigente en Nigrán a lo largo de casi 30 años y, por lo tanto, al margen de la constante evolución del marco normativo, identificando los técnicos municipales disfunciones que dificultan objetivos como la regeneración y renovación urbana o rehabilitación y eficiencia energética.

Era una cuestión que, mientras no se aprueba el PXOM, iba a permitir a los vecinos del rural cuestiones tan importantes como ampliar su vivienda en caso de necesidad o hacer una nueva división interna de la casa, así que la ciudadanía es la directamente perjudicada por esta votación, especialmente los que tienen una vivienda anterior a 1975, cuando no existía la Licencia de Ocupación“, explica el edil de Urbanismo, quien no entiende “el cambio repentino de postura del PP que, hasta ahora, en las diferentes comisiones se mostraba favorable a la modificación“.

En el debate plenario, el gobierno de Nigrán anunció la corporación que llevará al pleno de abril la propuesta de cesión del PXOM, cuestión que, de no aprobarse, significaría años de retraso para la tramitación y posterior aprobación. “Esperamos que la oposición ejerza su papel de manera responsable y no electoralista porque, de lo contrario, el PXOM entraría en un precipicio que nadie desea”, advierte el alcalde, Juan González.

Por otra parte, tras cuatro meses negociando los presupuestos e incorporando aportaciones de todos los grupos, el PP, con el apoyo de ND, aludió ayer a la “falta de participación ciudadana” para no votarlo y dejarlo sobre la mesa.

Esta postura de última hora deja en el aire sus propias aportaciones recogidas en el documento (auditorías externas, plan de movilidad, plan de control de vertidos…) y acuerdos de todos los grupos como incrementar 55.000 € la aportación a la Mancomunidad para mejorar el convenio del GES (Grupo Emergencia Supramunicipal) o la partida para cubrir los gastos de la posible aprobación de RPT (Relación de Puestos de Trabajo del Ayuntamiento).

El gobierno local mostró su sorpresa porque, precisamente, todas las inversiones responden a peticiones de las entidades vecinales y la propuestas de los propios corporativos elegidos por la ciudadanía.

A un año de las elecciones, la oposición del PP y ND ponen los intereses del partido por encima de los ciudadanos. No presentaremos de nuevo los presupuestos porque ahora tenemos claro que en ningún caso los van a apoyar y seguiremos gobernando como hasta ahora. Esta justificación es una simple excusa peregrina que en meses de negociación jamás demandaron, si de verdad creen en el que dicen ¿Por qué esperaron hasta ahora para pedir mayor participación ciudadana?”, se pregunta el regidor, Juan González.